La piel de mi erizo

La piel de mi erizo

Compartir tu vida junto a un erizo es una de las mejores decisiones que puedas tomar, son animales muy curiosos, únicos y no suelen enfermarse con facilidad, sin embargo es muy importante que conozcas muy bien a tu mascota para saber detectar cualquier anomalía.

Debes saber que la piel de un erizo por naturaleza es reseca, al observar, te darás cuenta de que su apariencia es un rígida y un poco seca, esto debido a que sus poros están cerrados y no son capaces de producir grasa como otros animales.

Por otro lado la piel de tu erizo puede sufrir alteraciones en su nivel de humectación y resecarse demás, por diversas razones, causando diferentes síntomas como, piel roja, irritada o con presencia de caspa.

 

Cuando un erizo está cambiando de púas, es normal comience a soltar un polvito blanco, ya que con el nacimiento de las nuevas púas su piel se “rompe” haciendo que aparezca esta especie de caspa. En este caso, es completamente normal y puedes ayudarlo poniéndole aceite de jojoba o  polvos de arroz.

Si notas que tu erizo tiene piel roja, caída anormal de púas, heridas en su piel o caspa excesiva, debes llevarlo al veterinario, pues puede tratarse de algún hongo y es necesario que sea revisado por un especialista para que reciba un tratamiento adecuado.  

También puedes ver nuestro video

Ir arriba
Abrir chat
1
Hablar con un asesor
Hola, soy tu asesora experta en erizos ¿Cómo puedo ayudarte?